Edificions

El cliente puede contribuir al bienestar de la abogacía

El cliente puede contribuir al bienestar de la abogacía. Ben Carpenter, senior vice president y deputy general counsel del U.S. Bank, lo tiene muy claro:

«No queremos que nuestros abogados externos estén cansados, abatidos y estresados; queremos que estén en su mejor momento (…) Creemos que la implantación de estas directrices les ayudará a dar lo mejor de sí mismos y, en definitiva, a ofrecer mejores resultados».

Fruto de esta convicción, en diciembre de 2021 la entidad financiera adoptó una serie de directrices junto con siete despachos (Alston & Bird; Dorsey & Whitney; Faegre Drinker Biddle & Reath; Husch Blackwell; Morgan Lewis; Nixon Peabody y Thompson Coburn) con el fin de facilitar la comunicación entre los abogados internos y externos, y mantener un equilibrio entre su vida laboral y privada.

Al igual que la Well-Being Pledge Campaign (US) y la Mindful Business Charter (UK), las directrices constituyen un instrumento de soft-law en el que clientes y proveedores (despachos) se comprometen a cumplir con unos mínimos estándares de bienestar de sus abogados.

¿Qué indican estas directrices?

No disponemos de las directrices, pero según desprende del artículo «U.S. Bank implements well-being

  • Retrasar las comunicaciones no urgentes hasta la jornada laboral.
  • Indicar en qué momento se necesita una respuesta a la consulta.
  • Comunicar cuándo el abogado se toma días de descanso y establecer cuál será la alternativa (contacto de reserva).
  • Los asuntos urgentes deben ser la excepción y no la regla.
  • Resistirse a la tentación de excederse en la entrega de trabajo si al hacerlo se compromete la conciliación entre la vida laboral y privada/familiar.
  • El banco tendrá en cuenta las alternativas al sistema de la hora facturable (billable hour) en aras de reducir el impacto que tiene en el bienestar de los abogados.

cuando el cliente modifica los incentivos de los despachos

Tras la puesta en marcha de estas directrices, los incentivos de los despachos para cuidar a sus abogados han cambiado totalmente.

Ejemplo del banco

Ben Carpenter lo explica muy bien con la siguiente anécdota: un abogado externo contactó con la entidad financiera un viernes explicando que no podría entregar el proyecto (en un principio, la entrega estaba prevista para esa fecha) y que, en consecuencia, estaría trabajando todo el fin de semana para cumplir con la tarea el lunes.

El abogado del banco le dijo que no pasaba nada si no entregaba el proyecto ese viernes y que la entidad financiera no quería que trabajara el fin de semana. Acordaron que se cumpliría con el encargo a principios de semana.

Evidentemente, esta anécdota debe ponerse en contexto. Es obvio que si una operación debe cerrarse ese día porque finaliza el deadline, la tarea debe cumplirse en la fecha prevista. En principio, sin excepciones. Ahora bien, deberíamos preguntarnos lo siguiente: ¿Con qué frecuencia se fijan plazos y/o determinan prioridades que realmente no se ajustan a la realidad?

Pero más allá de esta consideración, lo realmente importante es que la política de la entidad financiera ha contribuido a que sus proveedores jurídicos externos (despachos) no actúen en detrimento del bienestar de sus propios abogados.

Sigamos con el ejemplo que relata Ben, pero introduciendo un matiz: la entidad financiera exige el proyecto para el lunes a primera hora de la mañana. Partimos de la premisa de que este deadline no es realista, por lo que no frustraría el éxito del proyecto. Pues bien, la decisión del cliente desincentiva a que el abogado externo pueda descansar el fin de semana ya que en caso de hacerlo, se arriesga a que la entidad financiera contrate los servicios de otro despacho que sí estará dispuesto a cumplir con dicho plazo.

Ejemplo del abogado externo (despacho)

Durante años, siempre decía a los clientes: «Voy a estar de vacaciones la semana que viene. No voy a estar en la oficina, así que llámame al móvil si necesitas localizarme», (…) Y ahora el cliente me ha dado permiso para dirigirles a mis ayudantes como principal punto de contacto sin culpa ni preocupación.

Michael Kraut, socio de Morgan Lewis

Kraut puso un ejemplo del impacto positivo de esas directrices: una compañera del despacho le había enviado un email un viernes por la noche. En dicho mensaje, la abogada dijo que el borrador del documento ya estaba preparado y que lo enviaría al cliente ese mismo día tras unas últimas revisiones. Krat le recomendó que no lo hiciera porque eso condicionaría el descanso del abogado de la entidad financiera durante el fin de semana.

* El contenido de dicho artículo se extrae de la publicación «U.S. Bank implements well-being guidelines for outside counsel relationships» (Lyle Moran; Legal Dive)

Ir al contenido